Localizado entre las dos más grandes cordilleras mexicanas, Zacatecas es una de las piezas más hermosas del mosaico que conforman México, y uno de los lugares más atractivos para visitar. Su diversidad de lugares ofrece una experiencia fascinante para todo viajero, garantizando su diversión, recreación y esparcimiento, en un acogimiento de tradicional hospitalidad. Su ciudad capital del mismo nombre ofrece la experiencia de vivir una época pasada, perpetuada en un eterno presente en donde el tiempo se ha quedado contenido en la magia de sus edificios y en sus serpenteadas callejuelas.

Conocer Zacatecas es descubrir la transfiguración de la plata convertida en bella arquitectura. Zacatecas es un real ejemplo de tradición y vocación cultural, un lugar donde se vive la historia palpitante a través del arte de sus museos, de su arquitectura y de sus tradiciones. Por su historia y presencia, Zacatecas consolida su categoría de ciudad colonial y moderna, proporcionando una de las pautas más importantes para entender el desarrollo del norte de México. Un original lugar, pletórico de cosas novedosas, mostradas en valiosos estuches.

Zacatecas y el Mezcal

Zacatecas cuenta predominantemente con dos zonas de producción de agave y mezcal:
a) Región de los Cañones de Tlaltenango y Juchipila
Esta región se localiza en el sur del Estado y se denomina así por su configuración fisiográfica. Estos cañones se encuentran principalmente ubicados en los municipios de: Trinidad García de la Cadena, Teúl de González Ortega, Jalpa y Juchipila.

b) Región de Pinos
Esta región se localiza en el sureste del Estado en una zona semidesértica, cuyas características propician la producción de maguey y nopal. Esta región comprende los municipios de: Pinos, y Villa Hidalgo. Estos municipios se localizan en el altiplano Potosino-Zacatecano. A la fecha, las empresas de esta región trabajan en el aprovechamiento del agave para producir mezcal, mieles endulzantes, alimentos alternos, gusanos de maguey, forrajes para ganado, material para construcción de vivienda rural y artículos para usos ornamentales, entre otros.
En esta región, durante la denominada “Época de las Haciendas”, se inició la fabricación de mezcal en el Estado, producto de la destilación de agaves silvestres. Se tiene registro de que a finales del S. XIX y a principios del S. XX, en la región de Pinos funcionaban hasta 50 empresas mezcaleras.